“El problema de la rosca, es no estar en ella”

Home / Sonriendo (Labor social) / “El problema de la rosca, es no estar en ella”

Estoy seguro que alguna vez en tu vida has escuchado el dicho “El problema de la rosca, es no estar en ella”. Estoy casi seguro también, que en algún momento de tu vida te ha tocado vivir esa incomoda situación en la que te sientes “más que alguien” para algo, pero resultan escogiendo a otra persona simplemente porque es conocido de este o de aquel.

Este tipo de situaciones no se ven solo en el contexto laboral. Piensa tal vez en un concurso en el que quisiste participar y viste como alguien que conocía más a los organizadores pasó. Algún equipo deportivo en el que quisiste jugar, pero prefirieron al que se la llevaba mejor con el entrenador. Alguna discoteca a la que hayas querido entrar temprano, pero los que conocían a los de seguridad pasaron sin hacer fila. Entre otros que ya se te deben estar pasando por la mente.

Si no has vivido algo así, pues entonces estoy seguro que por lo menos lo has visto la famosa “rosca”, cuando ves un programa de televisión.

Yo he estado en varias situaciones como las que mencioné anteriormente, de hecho he estado desde los dos puntos de vista, es decir, el perjudicado por la “rosca” y el beneficiado por ella. Por eso me animé a escribir este post, porque reflexionando un poco sobre el tema, me he dado cuenta que le hemos metido un extraño moralismo a un tema que no es más que humano.

-¿Cómo así que humano?

-Pues sí. Este mundo por encima del conocimiento se mueve es por las relaciones, Y ESO NO ESTÁ MAL.

-¿Cómo que no está mal, si no todos nacimos con la suerte de tener padres con contactos?

-Sí, es verdad. Para algunos es más sencillo que para otros. Pero no por eso debes oponerte a esta naturaleza humana.

Nos hemos vuelto personas que creemos que somos maquinas y pensamos que las personas con las que interactuamos en diferentes etapas de nuestra vida, también lo son. Muchos nos hemos dedicado a pensar que solo basta con tener buenas calificaciones para merecer un buen cargo, ser buenos jugadores para ser parte de un equipo, etc. No está mal tener y esforzarse por un talento, de hecho es muy importante para hacer las cosas bien y tener buenos resultados, pero recordemos que primero somos personas y el relacionamiento es tan importante como todas aquellas habilidades que has adquirido con tu estudio y entrenamiento.

Sí, así es, nuestro relacionamiento es tan importante como nuestros talentos. Estoy seguro que tu tienes un talento, ya sea que lo tengas natural y que lo hayas descubierto en el colegio o universidad, o puede que sea algo que hayas adquirido con estudio y entrenamiento. Quiero que pienses en una de esas cosas que sabes hacer, tenlo ahí en mente.

Una vez tengas ese talento en tu cabeza, quiero que respondas estas dos preguntas:

¿Así como eres de bueno para hacer eso, eres tan bueno para relacionarte?

¿Así como dedicas un buen tiempo para tener nuevas habilidades, has dedicado tiempo para aprender a conectar con las personas?

Sea cual sea tu respuesta. Te invito a tener un equilibrio entre tus habilidades y relaciones. Pues creo que ya aburre un poco estar viendo tantas personas quejarse por “la rosca” en el mundo. Es frustante no ser elegido porque otro conoce más a alguien. Sí, lo es, lo he sentido. Pero es nuestra responsabilidad canalizar nuestras emociones y aprender de esas situaciones, para ver nuevas oportunidades en nuestra vida que no solo podemos aprovechar estudiando, haciendo cursos, entrenando, etc.

Las oportunidades también se abren con un café, una cerveza, una conversación y/o un buen saludo.

Para finalizar este post, quiero que te pongas en los zapatos de alguien que tiene tomar decisiones. Bueno, de hecho no tienes que ponerte en los zapatos, porque realmente ya lo haces en tu presente. Muchas veces en nuestra vida las decisiones que tomamos tienen una gran responsabilidad cuando se trata de elegir a alguien en nuestro camino, porque no se trata solo de darle una oportunidad a alguien, sino también, de no defraudar quizás a otros por esa decisión.

Cuando en la vida debemos tomar una decisión como contratar un nuevo empleado, elegir un socio, recomendar una persona, elegir a alguien para jugar un partido o hasta inclusive enamorarte, es algo que lo piensas dos veces. No se trata solo de ver que talentos tiene esa persona, sino también, de la confianza que esa persona genera en ti.

Piensa honestamente, cuántas veces has preferido la confianza por encima de las habilidades, porque eres consciente que para afrontar retos en la vida muchas veces prefieres a aquella persona con la que puedes hablar, en la que puedes confiar y que si no sabe algo lo puede aprender, esa persona que te da esa tranquilidad de que puedes salir adelante ante cualquier reto y no solo aquella persona que en su hoja de vida o presentación demuestra muchos conocimientos, pero que no sientes esa seguridad que te permite creer en que esa persona no te defraudará.

Y eso, cada que ocurra, es lo más normal del mundo. Somos humanos, sentimos miedo, buscamos mitigarlo y muchas veces la solución a ese temor, es la confianza, aferrarte a ella y asumir el riesgo de que te falle un amigo y no de que te falle alguien que ni siquiera sabes como puede ser.

Cada que vivas de aquí en adelante una situación en la que “la rosca” te ganó, antes de lanzar un juicio, mejor escucha el mensaje de la vida, que te está pidiendo que te relaciones mejor. No seas una persona que solo sea genial ver su hoja de vida o talentos. Sé una persona con quien sea agradable tomar un café, jugar un partido, compartir el almuerzo, tener una charla y verás que oportunidades es lo que abrirás a tu presente.

Me encantaría conocer tu opinión. Te invito a que escribas un comentario con lo que pienses sobre este tema de “la rosca” y si te gustaría leer un articulo sobre: ¿Cómo relacionarte mejor?, házmelo saber, que es algo en lo que no soy experto, pero en lo que me he venido enfocado últimamente en mis proyectos.

¡Nos vemos!

Foto propiedad de: Diseñado por Freepik

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


By submitting this form, you are granting: Organization Name, permission to email you. You may unsubscribe via the link found at the bottom of every email. (See our Email Privacy Policy (http://constantcontact.com/legal/privacy-statement) for details.) Emails are serviced by Constant Contact.