Invita una Sonrisa

Home / Invita una Sonrisa

Cuando era niño, un día, regresando a casa después de un partido de fútbol en Envigado (Antioquia), vi que habían unas personas en una camioneta repartiendo comida a las personas habitantes de la calle que están ubicadas en el río Medellín. Ese día, el Daniel de 11 años soñó con dos cosas. Una de ellas era tener dinero para comprar una camioneta así (jejeje) y la otra, era que cuando tuviera dinero, no solo iba a comprarme la camioneta, sino que iba a ayudar a todas las personas de mi ciudad que necesitaran algo.

Pasaron los años y pues bueno, no tenía aun la camioneta, pero si tenía ya un buen salario con mi primer trabajo el cual me permitía vivir bien y disfrutar de los placeres de la independencia económica. Una noche de domingo, una chica con la que quería salir me quedó mal a una cita y me quedé en casa bien enojado escuchando música y renegando contra ella. Luego de renegar un rato, abrí mi Facebook y me puse a ver fotos un buen rato, cuando de repente apareció el Daniel de 11 años y me dijo:

Te quejas mucho de la gente que te queda mal y pues tu me quedaste mal ami”

Me quedé como sorprendido y hasta pensé que de enojarme tanto por esas cosas me estaba volviendo loco jajajaja, pero no, fue un regaño con justa razón. Lo siguiente que me dijo el pequeño yo de 11 años fue:

Me prometiste que cuando tuvieras plata íbamos a ayudar a los demás y no lo hemos hecho”

Y ahí fue donde comenzó todo. Me decidí a cumplir esa promesa en vez de estar perdiendo el tiempo con incumplidas jajaja (literal así me dije). Aprovechando que era Diciembre, pensé en que sería genial ir a repartir comida a los habitantes de la calle. Tomé mi billetera y vi que tenia como 20 mil pesos. Consulté mis finanzas personales y ¡oh sorpresa!. Por desordenado con mi dinero no tenía un peso.

¿Y ahora qué? :/

Por esa época, era embajador de Greenfit, un gran gimnasio de la ciudad. Esa experiencia como embajador me mantenía muy activo en mis redes sociales, por lo cual, la tracción de likes por publicación era considerablemente buena. Como me encontraba mirando Facebook, me puse a ver mi perfil y vi que cada publicación tenía un promedio de entre 80 a 100 likes. Fue entonces cuando pensé en lo siguiente:

Bueno… Es una realidad, tengo salario, pero no tengo dinero. Así que… ¿Qué tal si transformo cada like en 1000 pesos y con eso compro la comida? y… ¿Qué tal si en vez de ir a hacer esto solo, mejor invito a todas estas personas que siguen mis bobadas a que nos vayamos a hacer una bobada mucho más especial como ayudar a los demás?”

Y así fue como comenzó esta bonita historia de Invita Una Sonrisa. Hice una imagen invitando a los demás a que fuéramos a compartir un almuerzo con los habitantes de la calle en la navidad y que cada uno hiciera una donación voluntaria. No me esperaba tanto, todo salió genial. Compramos 400 tamales y 400 gaseosas y nos fuimos a compartir un almuerzo navideño con aquellas personas que se la pasan en la calle.

Invita Una Sonrisa es un proyecto social que busca compartir con los demás lo que más necesitamos, una sonrisa. Somos un proyecto que inspira a los demás a conocer una sonrisa en su corazón para ir a compartir una sonrisa con quien nos rodea. ¡Ojo! no se trata solo de fundaciones o personas en situaciones de complicadas como damnificados o habitantes de la calle. Se trata de todos, se trata de nuestro vecino, compañero de trabajo, amigo, familiar y en especial tú mismo.

Nos la pasamos genial haciendo misiones sociales y creativas que tienen siempre un fin, llevar sonrisas a un público que merece ser feliz.

Si quieres hacer parte del proyecto, te invito a que lo sigas en nuestras redes sociales y te enteres de las cosas maravillosas que estamos haciendo

Facebook o en Instagram

 

Opt In Image
¡SUSCRIBETE!

 

Recibe en tu correo nuevos artículos y contenido bien chevere de lo que estoy compartiendo cada semana.

Es muy fácil y es gratis...