“Si no le vas a meter la ficha completamente a eso, mejor, no lo hagas…”

Home / Emprendiendo y Trabajando / “Si no le vas a meter la ficha completamente a eso, mejor, no lo hagas…”

Quería escribir sobre otras cosas, pero resulté escribiendo sobre este tema el día de hoy luego de la grata experiencia mental de estar pensando en la nueva idea a la que le estoy apostando sacar adelante.

Esta idea a la que llamo Talks Training, me ha puesto a pensar en todo lo que he aprendido de mis ideas pasadas y una de esas lecciones aprendidas es algo que me dije muy fuertemente hoy:

“Si no le vas a meter la ficha completamente a esto, mejor, no lo hagas…”

¿A qué me refería cuando me dije esto?

Cuando decides emprender algo, al inicio es muy bacano, porque estás realmente emocionado por la idea que tienes en mente. Cuando te pones a llevar esa idea al papel, incluso te emociona más, porque ves todas esas cosas que puedes hacer, si tienes claro lo que quieres hacer, claro está. Entonces te sientas unos minutos y tienes unas cuantas hojas o tableros que representan eso que quieres y te decides a comenzar.

Una vez comienzas, tienes el dominio de todas aquellas tareas que sabes realizar, como  por ejemplo: montar una página web, un fanpage, hacer una publicación, un prototipo, etc. Todo depende mucho de la idea que tengas en mente y como se deba llevar a cabo. Lo cierto del caso es que llegas y haces eso que sabes hacer para arrancar. Cuando terminas eso, comienza algo bastante extraño y es que al parecer las cosas no se mueven solas y debes invertir algo de tiempo a dar a conocer eso que creaste, ¿cómo?, pues también hay un sinnúmero de formas ya que puedes salir a la calle, llamar personas, escribir mensajes por whatsapp, etc. La cosa es, que hay que decirle a la gente: “¡Hey! ¡Mira lo que estoy creando!”, porque si o si, necesitas feedback y ver si realmente estás haciendo algo que los demás estarían dispuestos a adquirir porque les estás aportando valor.

Supongamos que hiciste eso y te das cuenta que… debes de dedicar mucho más tiempo y mente a que eso que le estás compartiendo a la gente, haga clic en ellos. Así que ahora no solo se trata de compartirlo, se trata también de: antes de salir a hacerlo, debo observar a las personas y saber como llegarles de una forma efectiva. Lo piensas, lo haces y vuelve y juega, te das cuenta que debes dedicar mucho más tiempo. Puede que tengas buenos resultados, pero al parecer las cosas no crecen de la noche a la mañana. Entre más lo haces, te das cuenta que cada día deberás dedicar tiempo para que esas personas que estás conectando con tu idea comiencen a confiar y a querer saber más de ella y ¡Ohhh Dios mio! Te das cuenta que el tiempo que has invertido en construir algo básico, ahora es mucho menor al tiempo que estás dedicando en dar a conocer tu idea.

Bueno sí, haces todo eso y… ¿Ahora qué?

Parece que hay gente preguntando por whatsapp, email, facebook. Parece que si dejas de moverte la gente se puede ir. Necesitas sonreír mucho más para que las personas sientan esa buena energía que los hará confiar y fidelizar a tu propósito. Querrás desconectarte por un momento, pero no puedes, porque si dejas de estar pendiente un solo día de tus canales, la gente dejará de confiar y dirá: “Ah… Esto no se mueve, vamonos”. Te estás volviendo un líder con tu idea para aquellas personas y comienzas a experimentar las consecuencias de serlo.

Un líder no para, siempre será un líder. Incluso, cuando quiere parar, siempre llegará alguien a preguntarle: ¡Hey! ¿Cómo va todo? ¿Cómo va tu proyecto? Vení, contame, que quiero saber cómo vas. En ese momento quizás solo querías tomarte un café, pero ya generaste un indicio de movimiento y debes hacerte responsable de eso, porque para el mundo eso, NO SE DETIENE Y TU ERES EL SER RESPONSABLE DE MOVERLO.

¡Oh por Dios! ¿En qué me he metido? Es como una rueda que no para y si la detengo, será muy difícil ponerla de nuevo a funcionar. Debo levantarme cada día prácticamente a vivir un ciclo de: Piensa, crea, comparte, sonríe, observa, aprende, repite. Si tuvieras contador de estos ciclos te darías cuenta que vas quizás por unos 30 y que te faltan aun muchos más. Sí, así es… ¡muchos más!

¡Oh por Dios! ¿En qué me he metido? Yo solo tengo las intenciones de darle algo bueno a las personas, pero, por qué me siento como perdido y agobiado haciendo esto. Debo repetir este ciclo todos los días, esto me está consumiendo energía, no es tan chevere, no he veo materializado lo que realmente quiero, no me está quedando tiempo para hacer otras cosas…. Esto es como si por darle solución a alguien, me estuviera dando un problema! ¿Qué acaso… No lo estoy haciendo bien?

Esto que te acabo de leer no sé si le pase a los demás. Pero en lo personal me pasó a mi. Y ha sido una de las causas por las cuales he dejado cosas atrás, porque realmente al responderme la pregunta: ¿Estoy dispuesto a soportar esto por mucho más tiempo para lograr eso que quiero? La respuesta fue no. Y han sido NOs en lo que me he dado cuenta realmente qué tanto quería eso y que tanta capacidad tenía para hacerlo (tiempo y conocimiento)

Me he lanzado a hacer ideas sin pensar en estas consecuencias y me he pegado tremendas estrelladas en la vida, viéndome lleno de ansiedad porque realmente no disponía de la verdadera motivación para sacarlas adelante, ni el tiempo necesario que debía dedicar para vivir todos esos ciclos necesarios para conectar esa ficha con el mundo.

Esta experiencia me ha enseñado un poco a decir que NO incluso cuando yo creía que SÍ, cuando creía que se pueden hacer mil cosas a la vez, cuando creía que con poco tiempo simplemente podía hacer algo de tamaño mundial, etc.

Y por esa razón es que esta semana me dije:

“Si no le vas a meter la ficha completamente a esto, mejor, no lo hagas. Pero si realmente estás dispuesto a dedicarle tu tiempo, pasión y actitud a esto… ¡HP, VAMOS CON TODA!”

Y por eso, quise compartir esto contigo, para que seamos conscientes, que cuando comienzas algo y lo compartes, siembras algo en las personas; algo que si no te encargas de cuidar todos los días, se volverá basura para cada persona. Una basura que lo único que hará, es que las personas pierdan la confianza en ti y no te creerán cuando quieras volver a sembrar una nueva idea en ellos. Por esa razón… Si lo vas a hacer, hazlo bien y a meterle toda, sino, es mejor decir no a tiempo y conservar la confianza de las personas que te rodean 😉

PD: La confianza no se pierde por darlo todo y que no funcione. La confianza se pierde cuando dices algo que no vas a sostener con tus actos.

Foto propiedad de: Diseñado por Freepik

 

 

email

One Comment

  • Gregorio

    Muy valioso el artículo, en momentos hay que decir renunciar al confort para darlo todo por una idea. Como siempre, un gusto leer su blogspot. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *